Transpersonalidad

jesusmantaBueno, a ver que sale de estos dedos transpersonales… que sólo se mueven en función de que alguien teclea las teclas, me imagino que seré yo, claro la forma, la persona, la identidad, la que cree que ES. La que sueña pensando que es real.

Bueno, de eso se trata para todo el mundo, de que este sueño sea lo más real posible.

Bien para ello creamos nuestros personajes, nuestras historias y por supuesto que tenga sentido y si no lo tiene voy a crear en mi “cabeza” un archivo donde pueda meter todo aquello que es incongruente, que ni yo mismo lo vea para que no me de cuenta y me distorsione. Sobre todo hay que tener congruencia, claro en este sueño.

Si algún día quiero saber quien soy, sólo tengo que abrir el archivo y con lo que conozco de mi congruencia ya creo que se quien soy…jeje.

Lo que no me doy cuenta es que es el mismo sueño que intenta soñarse de nuevo para no perder su identidad, mi identidad personal y para ello voy a arreglar el archivo secreto, para que mi sueño sea lo más congruente posible.

 A esto se le llamara crecimiento personal,  o sea crecimiento y desarrollo del sueño que busca su subsistencia y su permanencia, así que vamos a buscar pulsiones, pasiones, identificaciones, represiones, fascinaciones, para homogeneizar esta identidad de la forma más atractiva posible, para que el sueño sea un éxito.

Claro todo esto entra dentro del ámbito personal, de la forma, sí, eso que llamamos carácter, donde lo mecánicos (terapeutas) trabajan para seguir manteniendo el sueño.

Entonces nos hacemos unos expertos en el carácter conocemos la neurosis, mecánica y las variables del mismo y decimos “ya me conozco”…jajaja hay que gustirrinín la satisfacción de seguir soñando.

Si, en esto dedicamos nuestro tiempo en seguir manteniendo nuestro sueño.

A esto se le llama crecimiento PERSONAL, crecer en el sueño, luchar por la justificación del sueño ocurra lo que ocurra. Bueno, esto ocurre hasta que un día nos aburrimos de nosotros mismos donde nos cansamos de girar sobre nosotros  y sentimos cierto mareo, dándole vueltas a lo mismo y al mismo tema para intentar de nuevo cogerlo con pinzas y que no se nos escape de las manos…”lo que creo que soy”.

Pero que sucedería si fuéramos más allá de lo Personal y llegáramos a lo TRANSPERSONAL, más allá del carácter…y me preguntara quien soy yo, seguro que cada una de las respuestas y dudas que tuviéramos al respecto no nos iba a definir, tampoco las preguntas encontrarían las respuestas, ya que Dios no se autodefine ni se pregunta a sí mismo quién soy yo.

Ah claro estoy diciendo que somos Dios, aguanta y sujétate, quien sería capaz de sujetar esto dentro de un sueño bien orquestado por el ego, donde lo que más cedemos es darle autoridad a otro sueño para que reconduzca mi sueño, que me muestre la verdad, para seguir con mi sueño instalado.

Lo que más nos cuesta es canalizar nuestro Ser, preferimos a que sean  otros, así nos garantiza la permanencia en el sueño, vaya paradoja ¿verdad?

Esto nos ocurre porque sabemos que si entramos en lo transpersonal más allá de lo personal (personalidad) perdemos el control de nuestro sueño, sentimos que todo se desvanece, coge el control Dios y no el Ego el que nos hace pensar que somos alguien.  ( lo que creemos ser)

Aquí andamos perreando entre Ser o no Ser…creo que lo más difícil es el camino del medio. Así que tenemos un Ser metido en un cuerpo, la forma más sólida de un sueño y luego tenemos lo que creemos ser la forma más vaporosa del  sueño, que sucedería si quitáramos la forma más vaporosa de lo que creemos que somos. Nos quedaríamos con el Ser auténtico y el cuerpo, por lo tanto el cuerpo pasaría al servicio del Ser sin perder su autonomía biológica, ni su forma autónoma de responder, de manifestarse, le daríamos su propia individualidad, su propia forma de autorregularse, con su programa genético y con el conocimiento adquirido, donde el Ser se manifiesta sin intervenir en el cuerpo simplemente dejando que acontezca lo que viniere, ya que eligió esta forma para “experimentar” y se acabó la lucha, la búsqueda, simplemente todo acontece, donde pasamos de lo personal a lo impersonal.

Lo impersonal es el vacío que todo lo llena y que solo emerge algunas de sus partes en función de lo que está ocurriendo aquí y ahora, por eso la sabiduría no se puede enlatar ni guardar, ya que fuera del aquí y ahora no tiene sentido, ni memoria porque si construyes una memoria solo será un sueño, el Ser tiene valor en el aquí y ahora, fuera de esto ya no es Ser sino vapor inconsistente que cambia en función de los intereses del ego para mantener el sueño.

Esto mismo que estoy escribiendo ahora dentro de un rato será inconsistente para mi, ya que no podrá tener el mismo valor que tiene en el aquí y ahora, de hecho no podré contártelo de la misma manera. De la misma manera que si tú lees esto ahora no será igual que si lo lees de nuevo dentro de un mes.  Luego ya es otro momento, reconocer la impermanencia de la conciencia nos asusta porque siempre queremos agarrarnos a algo.

Esto es Ser-Humano, sin huir de lo inevitable y dejar que la vida empuje y cumpla su función, como hace el resto del Universo y de la Tierra.

Bueno ya estoy cansado, esto es lo que sale de mis dedos para decirme a mi mismo…¿y tú que te dices? que se exprese libremente tu Ser y disfruta del viaje.

Un comentario sobre “Transpersonalidad

  • el 1 abril, 2015 a las 18:37
    Permalink

    me inspira mucho tu texto, y me gusta cuando dices que los terapeutas son unos mecánicos, porque yo no me conformo con la terapia, mi corazón esta despertando, gracias, aqui y ahora

    Susi

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *