Consulting empresas

Las relaciones humanas dentro de las corporaciones en el campo laboral se ha convertido en una necesidad emergente, que demanda inspiración en el mundo de la creatividad y la productividad, pilares importantes en el momento actual que nos encontramos.

Los desarrollos de programas eficaces donde los valores humanos constituyan un cuerpo eficaz dentro del desarrollo de la empresa y del empleado, toman un nuevo paradigma dentro de la nueva visión empresarial, donde la empresa es un órgano sistémico que se autorregula en función de la suma de todas las partes.

Así que nos encontramos con la parte humana y la parte sistémica;  dos segmentos que no se pueden separar ya que se retroalimentan.

La empresa es un cuerpo dinámico y vivo donde cada parte cumple su función orgánica, en el “como” se relacionan todas estas partes, está la eficacia energética de la misma.

Si pudiéramos mirar a una empresa con perspectiva, nos encontraríamos a un cuerpo viviente donde todas las partes cumplen una función, si tuviéramos un zoom que nos permitiera ir acercándonos, nos encontraríamos con la viveza y dinamismo de ese todo.

Si nos seguimos acercando, al final nos encontraríamos a un ser (empleado), si este ser no está en sintonía con el todo (empresa), sería un elemento extraño que distorsionaría las funciones vitales de la compañía.

En la forma en que se relaciona el ser con el entorno (compañeros, departamentos, etc…),  emergen  los resultados obtenidos.

De aquí, parte la importancia  de las relaciones humanas dentro de una compañía, y de la necesidad del conocimiento profundo de cada uno de sus individuos.

Esto nos lleva a ver a un colectivo, asociación, empresa, etc…, en tres posiciones interrelacionadas.

Las partes individuales (existencial);  los posibles desarrollos potenciales de las  mismas dentro de la empresa (eficacia),  y por último, la integración sistémica dentro de un todo (empresa)

La experiencia adquirida durante estos últimos veinte años trabajando con grupos, me a permitido  evaluar y crear  programas eficaces para las relaciones interpersonales y sistémicas, así como trabajar con las potencialidades y recursos humanos individuales y colectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *